Relaxing with a cup of café con leche: el poder de los memes afectando a la reputación


Estoy triste con la derrota de la candidatura de Madrid para los Juegos de 2020, pero no puedo dejar de observar que fue muy infeliz la frase dicha por la alcaldesa de Madrid en su discurso final para los miembros del Comité Olímpico Internacional – el ahora famoso “relaxing with a cup of café con leche” –  además con un acento tan fuerte. Nadie que no domine el castellano sabe qué significa “café con leche” (no es una palabra usada internacionalmente, como “espreso”)  y, seguramente, eso no sería una prioridad para los miembros del COI. En fin, una frase que quedará para la historia como un nuevo meme de Internet.

Richard Dawkins dijo que los memes de Internet tienen una característica distinta de aquella del concepto original creado por él. Los memes de Internet  terminan por secuestrar el significado inicial de la información, y lo cambian, como un vírus mutante, de manera intencional en función de la creatividad humana. Con eso, buscan crear un nuevo contenido, en este caso, un nuevo discurso que tiene como objetivo ridiculizar a la alcaldesa y la iniciativa de los Juegos en Madrid. Y ahí reside el peligro de los memes para la reputación: su fuerza comunicacional.

La fuerza de un meme se puede medir, básicamente, por su popularidad, y en este caso lo que tenemos hasta ahora (escribo este post sobre las 17 horas, 48 horas después de la fatídica frase) es lo siguiente:

  • YouTube: hay un gran cantidad de vídeos subidos con el discurso, uno de los cuales llega a casi 200 mil visitas: un remix con el discurso.
  • Facebook: una página de Facebook fue creada el día 8/9, ya tiene casi 100 mil seguidores
  • Twiteer: #PelisconAnaBotella y PlazaMayor fueron Trending Topics hoy en España y  la cuenta @Relaxingcup tiene 15 mil seguidores.

cafeconlecheHay también una gran cantidad de parodias, con vídeos en Vine y muchas ilustraciones. En fin, una vez más observamos el efecto de la “audiencia creativa” y cómo un tema puede viralizarse, y transformarse en un fenómeno de la cultura de Internet.

Los memes, tal como los genes, se transmiten por generaciones y como tal, perduran, afectando a la reputación de quien se asoció a él. Como he comentado en mi post sobre la metedura de pata de Red Bull sobre la muerte de Álvaro Bultó, la comunicación no puede seguir siendo realizada con los paradigmas del pasado, y el equipo de comunicación tiene que ser más sofisticado para considerar que, ahora, hay un ambiente mucho más crítico a las “versiones oficiales”.

Hay mucho más exposición y vulnerabilidad para las organizaciones, con la consecuente necesidad de más calidad en de los profesionales involucrados en la tarea de producir la comunicación  (eso de café con leche me parece algo  tan cursi e irrelevante para ser incluido en el discurso, ¿o no?).

 

Trackbacks & Pings

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *