Eres lo que dices en las redes sociales: big data, la personalidad de los individuos y la reputación online

¿Chico o chica? Tus  palabras dicen quien eres

¿Chico o chica? Tus palabras dicen quien eres

El tema de la predicción de comportamientos (y en este caso, de la personalidad de los individuos) a partir de los mensajes vertidos en los medios sociales empieza a consolidarse. En algunos estudios ya fue posible predecir los valores de las acciones en bolsa, estimar la felicidad, o incluso predecir epidemias en función de la búsqueda en Google. Ahora, una espectacular investigación de la Universidad de Pensilvania nos ofrece pistas aún más seguras sobre quien somos cuando usamos Internet. Y todo eso ocurre por el estudio del lenguaje empleado en las actualizaciones de Facebook.

El experimento consistió en el uso de una técnica llamada “open-vocabulary analysis” para evaluar 15.4 millones de mensajes de Facebook, producidas por 75 mil autores. A partir de estos mensajes, fueron extraídos 700 millones palabras  y frases que, por su vez, generaron tópicos que fueron correlacionados a edad, genero y personalidad, permitiendo predecir, con gran margen de seguridad, estos atributos. Quedó demostrado, así, que la técnica del “open-vocabulary” genera más información que cuando se usan categorías definidas a priori.

Las nubes de palabras ayudaron a los investigadores a generar “insights” sobre la relación entre los rasgos de personalidad y el lenguaje utilizado. Por ejemplo, personas con más estabilidad emocional se refieren a deportes mucho más que otras. En este sentido, las nubes de palabras presentan de manera mucho más clara lo que es ser un adolescente, un esquizofrénico, o un anciano, en comparativa con los métodos tradicionales (vía cuestionarios). De  manera que, a partir de ahora, en lugar de realizar encuestas, futuros estudios en el tema podrán simplemente pedir a voluntarios que sometan sus feeds de Faceebook y Twitter, de manera anónima, para análisis.

Si es posible conocer la personalidad de individuos a través de sus  posts en Facebook, creo que eso tiene algunas implicaciones para el estudio de la gestión de la reputación online de estos individuos (y por ende, de las organizaciones). ¿De qué manera?  Comentaré sobre eso en un próximo post.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *