La muerte del Señor Barriga, rumoreo y el activismo online: amenazas a la reputación online

La revista Time eligió al “Protester” como “The Person of the Year” de 2011 en función de las movilizaciones ocurridas en los países árabes, el M-15, y el Occupy Wall Street.  Por lo que hemos visto en Grecia el fin de semana pasado, tiene todo para que se repita como la Persona del Año también en 2012.
 
Dentro de este fenómeno global de los protestos, merece la pena investigar un poco el funcionamiento de sus acciones en Internet, el llamado “activismo online”. Para los poderes establecidos, el activismo online es claramente una amenaza. Internet, como cualquier otra herramienta de comunicación, no es la causa de una revolución, pero es, como cualquier otra herramienta de comunicación en manos hábiles, un gran mecanismo para movilizar personas y diseminar informaciones – con diversas características que la  hacen única:
 
* Autoría no centralizada: mismo que un nodo de la cadena se cierre, otros están abiertos
* Distribución viral de contenido: multiplicación exponencial de contenido
* Baja reglamentación (pero por lo que vemos, Twitter ha empezado a cambiar un poco eso): no hay, claramente dueños de Internet (aunque se pueda controlar su acceso, como hace China).
* Internet no conoce fronteras y es en tiempo real: el ciclo de noticias es instantáneo
* Contenido multimedios: texto, sonido e imagen
* No hay intermediación: el contenido es generado directamente por las fuentes

El resultado de todo eso es un grado de credibilidad y penetración muy alto, pero también con la posibilidad de manipulación (como todo el medio de comunicación, en realidad). Un pequeño ejercicio, casi una broma, en la Campus Party de Brasil, en Sao Paulo, demostró como una noticia inverídica (la muerte de un personage del programa de televisión “El Chavo”)  puede diseminarse rápidamente, e incluso convertirse en verdad a través de la prensa. El hashtag #RIPSEUBARRIGA foi trend topic brasileño y mundial.
 
Además de sus efectos en el campo de la política pura y dura, vengo advirtiendo hace casi tres años que el activismo online se trasladaría al campo empresarial, con consecuencias claras para la reputación corporativa de las organizaciones, sobre todo aquellas que son más visibles. Ha sido el caso de BP durante la crisis del Golfo de México y también, más recientemente, de Down Chemical presionada por Change.org.
 
Lo que vemos ahora es que plataformas como Change.org/Actuable son medios de facilitar el activismo online, como explicado en la entrevista que realizé con Actuable. Pero existe muchas otras iniciativas, como el ReclameAqui, un sitio brasileño que gestiona quejas contra empresas, es decir, el activismo del consumidor aumenta potenciado por Internet. En definitiva, son nuevos riesgos online que demandarán nuevas estrategias de gestión de la reputación corporativa por parte de las empresas en Internet y fuera de ella.

Links: Algunas plataformas de activismo online.

Trackbacks & Pings

  • Whitney Houston X Sony: rectificando una estrategia equivocada | CRISIS ONLINE :

    […] « La muerte del Señor Barriga, rumoreo y el activismo online: amenazas a la reputación online […]

    5 years ago
  • La credibilidad de los medios sociales y sus efectos en la reputación online | CRISIS DE REPUTACIÓN ONLINE :

    […] La muerte del Señor Barriga, por ejemplo, fue noticia en algunos periódicos de Brasil, que dieron por verdad que un personaje de ficción era algo real. En los EEUU, el huracán Sandy y las elecciones presidenciales fueron objeto de mucha desinformación y de mentiras distribuidas por Twitter. Los medios sociales, diferentemente de los medios tradicionales, suelen no tener editores, es decir, cada uno escribe lo que da en la gana. La falta de revisión y la prisa por divulgar lo que está ocurriendo (sobre todo si tiene que ver con algo morboso) puede resultar en la diseminación orquestada de mentiras o pura desinformación: la reputación se juega en 140 caracteres. […]

    5 years ago

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *