Las empresas de petróleo sufren con el activismo online: Shell y una campaña “fake”

A principios de junio, activistas del grupo “Occupy Seattle” divulgaron un video donde uno de sus miembros se colaba en un evento de Shell en que se celebraría la exploración de petróleo en el Ártico y saboteaba una maqueta de una plataforma. El video sería de autoría de Shell, y se subió a YouTube con el objetivo de alcanzar su viralidad en función del insólito de las imágenes.

Todo eso era falso, todo no pasaba de una escenificación muy bien elaborada y documentada en YouTube y hasta que punto la acción fue exitosa es algo sujeto a debate, pero, de hecho, algunos periodistas y bloggers llegaron a divulgar como real el video, en función, probablemente, de la aparente autenticidad de las imágenes y de la prisa en divulgar sin verificar atentamente las fuentes.

En 2010, Chevron también tuvo su campaña de publicidad institucional “aprovechada” para lanzar mensajes en contra ella mismo, en una acción orquestada por el grupo The Yes Man en colaboración con las organizaciones Rainforest Action Network y Amazon Watch, pero eso estaba en el terreno de la parodia, no de la fraude. Un poco antes, BP fue objeto de mofa en YouTube, con el célebre vídeo de la reunión del grupo de gestión de crisis.

Shell reaccionó con un comunicado en su website y este ejemplo es uno más dentro de los nuevos desafíos de la gestión de crisis de reputación online. Estamos hablando aquí de la descontextualización del mensaje y uso técnicas de propaganda (como los rumores, la parodia o la “leyenda negra”), pero en versión 2.0.

Trackbacks & Pings

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *