Fútbol, Furia y Twitter: los jugadores quieren hablar

El crecimiento de Twitter como herramienta de comunicación, genera riesgos evidentes para la reputación de una organización que se abre a sus stakeholders a través del social media. Hay casos recientes que indican cómo hace falta establecer una política de comunicación online que coordine mejor las nuevas herramientas a la disposición de los constituyentes internos de una organización.

Una selección de fútbol, por ejemplo, es una organización – y muy suy generis, por supuesto.  Pocas organizaciones sufren una presión mediática tan brutal y todo, rigurosamente todo que un jugador, técnico o miembros del comité técnico hacen, dicen, o mismo no dicen, es analizado bajo lupa por la prensa y por la sociedad. La semana pasada un principio de crisis ocurrió por el uso de Twitter ente los jugadores de España en la Eurocopa. El tema me parece haber sido analizado bajo la mirada de si Twitter, o Facebook, quita la concentración. Eso es posible, pero ver la tele, escuchar música y jugar cartas también son pasatiempos que si usados en demasía pueden perjudicar los jugadores antes de los partidos. Así como el sexo, un tema que ya fue tabú en el deporte. Sin embargo, es más fácil prohibir un juego de cartas que el uso privado de una cuenta de Twitter.

Pero el tema (de Twitter, no de sexo), para mí, no tiene nada que ver con este lado “inocente”, porque Twitter no es solo un pasatiempo: es una herramienta de comunicación poderosa, de alcance mundial y en tiempo real, que puede plasmar opiniones  su fuerza política es inegable. Es una plataforma de opinión y de desintermediación de la expresión.

Seguramente,  lo que no quiere la federación de fútbol española es que los jugadores tengan una herramienta para divulgar informaciones sin su control. El problema no está en las típicas informaciones conversacionales de Twitter (“hemos llegado al estadio y estamos motivados”), pero las que tengan “contenido sensible”. Para eso la federación alemana decidió por dejar claras las cosas: “No se puede escribir en Facebook ni en Twitter nada sobre lesiones, táctica y, en definitiva, sobre asuntos que solo conciernan al equipo”, aseguró en su día. Eso para evitar situaciones como la del jugador del Bayer Leverkusen André Schürrle, que anunció en su cuenta de Twitter que iba a ser baja ante Holanda por una gripe, algo que el técnico había querido ocultar.

No hay duda que hay riesgos, y veo curiosa la interpretación (divulgada en este artículo de El País) que la “diversidad” de la selección,  justificaría  el uso de Twitter por sus jugadores. Es posible que sí, con el social media sea deseable usar muchos portavoces para una organización, o justamente el contrario, que ante tanta diversidad (e intereses) se necesite más cohesión en la diseminación de la información. Porque si usada sin coordinación,  la comunicación online se vuelve en contra los objetivos del grupo, y pasa a ser una herramienta para expresar opiniones individuales.  Cuando los malos momentos llegan y las críticas ocurren, o mismo comentarios desfortunados, es que verificaremos cómo de verdad está la unión de un grupo, no cuando se gana, como afortunadamente ha ocurrido con La Roja hasta ahora.

El problema en estas situaciones díficles, será cómo responsabilizar un crack por sus palabras sin generar más polémicas con la hinchada. Fútbol es pasión y dinero, y Twitter puede ser todo que faltaba para aumentar la combustión…

  • Más sobre fútbol y Twitter en este post.

Trackbacks & Pings

  • El uso de las redes sociales en los Juegos Olímpicos de Londres | CRISIS DE REPUTACIÓN ONLINE :

    […] Los riesgos reputacionales en la redes sociales y las posibles crisis de reputación online son los nuevos temas para el dolor de cabeza de los organizadores de los Juegos Olímpicos de Londres. Ellos se suman a la preocupación habitual con los atentados terroristas, los problemas de la infraestructura, las gafes diplomáticas (cambiar banderas e himnos, por ejemplo), y son de naturaleza tan incontrolable como estos riesgos. En Londres vemos que  los atletas, las delegaciones y el COI (Comité Olímpico Internacional) intentan prepararse para el riesgo que es mezclar la pasión del deporte y atletas de todos los países del mundo con las herramientas instantáneas de los medios sociales. Algo que, por ejemplo, ya ocurrió y comentamos, respecto a la Eurocopa. […]

    5 years ago

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *