El CFO que sabía demasiado y habló demasiado en Twitter: otro #Twitterfail

Visión de Intel sobre Engagement de sus empleados

Hacer con que una empresa se lance al “engagement” a las ciegas es un error y una imprudencia. El caso de Gene Morphis ilustra los riesgos de estas acciones. Morphis era el Chief Financial Officer de la compañía norteamericana Francesca´s Holdings. En mayo, la empresa lo echó a la calle por “comunicar informaciones de manera impropia a través del social media”. Para el máximo responsable de las finanzas de una empresa eso es un pecado mortal, porque la legislación norteamericana (como la europea) es bastante rígida respecto a la divulgación de informaciones sensibles o confidenciales que pueden impactar las acciones negociadas en bolsa. Morphis perdió – con sus indiscriciones –  un empleo de US$ 1 millón anuales.

Según una encuesta de la Society for Human Resource Management con 470 empresas en los EEUU, solo un 40% de los empleados tuvieron una formación oficial sobre políticas de actuación en medios sociales. De las empresas que tienen estas políticas, una tercera parte ha tomado medidas disciplinarias contra los empleados en el pasado año.

Casos de meteduras de pata o filtraciones en Twitter son cada vez más comúnes, y hay incluso un blog sobre eso, muy divertido. Pero el tema es serio. ¿Cómo abrir la empresa para el mundo del social media sin riesgos para los empleados y para las empresas? Intel es un ejemplo de empresa que ha establecido reglas claras para la actuación de sus empleados y sus políticas de social media son ampliamente divulgadas. Sin embargo, escribir reglas no es el suficiente para prevenir riesgos.

Regresaremos al tema en próximos posts.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *