La Sociedad de la Distracción

Waste-of-Time
La sociedad de la “Hyper Communication”, de las redes, ¿hasta que punto nos están haciendo más productivos y/o felices?  Estamos viviendo, en las palabras de Manuel Castells, en una Sociedad de la Información, ¿o en una Sociedad de la Distracción (en mis humildes palabras)? Castells comenta que en muchos casos no se trata de comunicación lo que hay en la red, sino que una “auto-comunicación”. Es decir, hablar con el ombligo.

Según información que conocí en TED Plaza Cibeles hace una semana, los niños pasan 900 horas en la escuela, 1900 en su casa (sin estar en frente a una pantalla de ordenador o consola) y 2000 horas en frente a una pantalla. ¿Estarían cambiando la caja tonta por la consola tonta?

En relación a los adultos, veo también que estamos en miles de redes sociales, miles de eventos, conferencias, etc. Coleccionamos información, bookmarks y “friends”, somos etiquetados y convocados para actos, eventos y grupos.

También incorporamos a nuestras vidas cosas como:

  • Multitasking: cuando es sabido que este tipo de comportamiento resulta más estresante y menos productivo – a cada vez que se cambia la atención, tarda más en volver a coger el ritmo de lo que se hacía antes. Es el típico caso en que “More is less” y esta investigación de Stanford lo demuestra.
  • Sensación permanente de poco tiempo: agobio porque las 24 horas del día no dan cuenta de todo que tenemos que hacer, leer, ver y conectar. Tampoco los 365 días del año son suficientes.
  • Relaciones efímeras: mucha cantidad, poca calidad. Y alguna confusión: somos invitados para ser “amigos” de gente que ni conocemos. ¿Cuál es la ventaja?
  • El riesgo de cruzar el límite entre el público y el privado: la súper-exposición y la divulgación indebida de informaciones. Generando situaciones peligrosa o ridículas, como ha sido el caso del congresista de Nueva York y su “twittergate”.

Creo que, como dice el estudio de Stanford, estamos viviendo mucho la “exploración” de las informaciones, pero poco la “profundización” y poco a poco nos quedamos expertos en lo irrelevante.

Nos falta, en esta Sociedad de la Distracción, algo que hace la diferencia entre quién sabe lo que quiere y consigue lo que quiere: foco.

En tiempos de crisis como estos, creo que eso es imperdonable. Hay un coste de oportunidad en toda esta cuestión, porque, como una sociedad, si perdemos tiempo con lo accesorio y dejamos de hacer lo fundamental, no conseguiremos salir tan pronto de este agujero. Y cada vez más surgirán otros temas, invitations to connect, quedadas y reuniones para quitar nuestra atención al lo que realmente nos interesa en nuestras vidas.

 

Trackbacks & Pings

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *