Porque me gusta dar clases

Sem Título
Mucha gente me pregunta cómo consigo tiempo para dar clases, preparar una tesis doctoral, trabajar y aún tener tiempo para la familia. Lo que pasa es que normalmente entro cansado en una clase, tras un día exhaustivo de trabajo, pero salgo leve, contento, porque mis experiencias suelen ser muy buenas, aprendo en el proceso y me divierto también con la dinámica de las clases. Por lo tanto, dar clases para mi es un placer, no una obligación molesta.

Es bueno, también, cuando veo el desarrollo de los alumnos, al largo de un curso como un MBA, por ejemplo. En este sentido ha sido una alegría muy grande dar clases (en realidad, dos asignaturas) para un grupo de tanta calidad intelectual como este del Global MBA de la EOI que se ha graduado este mes. Con una pequeña ayuda mía, empezaron a escribir un blog, y el último comentario antes de la graduación de este talentoso grupo fue algo espetacular, con una referencia a una de las últimas escenas de la película Blade Runner. Escrito por Daniel Ferreiro, arquitecto y brillante blogger, recomiendo a todos los que quieran disfrutar de una excelente idea y de un texto breve y muy bien escrito (además de ver el clip de Blade Runner, por supuesto). Más que una explicación, este comentario es un homenaje a estos estudiantes, futuros profesionales de exitosas carreras, a juzgar por lo que vi en clase. Go,  Globales!

One Response to “Porque me gusta dar clases

  • Muchas gracias por todo tu apoyo, Carlos! Ha sido un placer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *