Obama y la gestión de las expectativas

Aprobación obama

   Las cosas cambiaron bastante para Barack Obama, tras 1 año y un més de gobierno. Obama tiene un 50% de aprobación, un poco más o un poco menos, cuando miramos al coctél de estudios que Pollster.com nos sirve (las encuestas de Gallup son más optimistas). EEUU es, una vez  más, la “casa dividida” de Abraham Lincoln. El primer discurso de Obama del Estado de la Unión ayudó poco, o nada, a cambiar la bajada de su popularidad. Con el comentario sobre el “déficit de confianza”, tocó en el tema de la credibilidad que tienen los políticos como agentes de cambio, un cambio que a muchos no les interesa nada. Es un tema recurrente en estos días: confianza y credibilidad, pero que no había sido explorado de esta manera tan, digamos, contable. Sin embargo, a pesar de la calidad del discurso, los efectos prácticos fueron pocos, Obama está perdiendo el liderazgo político que necesita para implantar sus planes.

Obama expectativas En las matemáticas de los intangibles, las expectativas – altísimas – jugaron en contra de Obama. Es posible que, ahora ajustadas más realisticamente y con sesgo de baja,  la percepción de sus intentos de poner en orden una economía caótica reciban mejor evaluación. A final, la regla es  muy simple: “under-promise, over-achieve”, y no hay duda de que algo está mejorando en la economía norteamericana, aunque lentamente.

Llegamos a la conclusión, a partir del caso de Obama que para generar los resultados deseados por un dirigente, no es solo importante cómo se comunica, sino también cómo se gestionan las expectativas.. Quedan más tres largos años para demostrar que, sí, he can.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *